17 sept. 2017

No todos vamos en la misma barca



Solo Dios sabe el dolor que en ocasiones nos ahoga, los pensamientos que nos atormentan y el cansancio que produce permanecer por mucho tiempo como 
náufragos en medio de un mar embravecido.

Porque a unos les ha tocado vivir una vida cómoda y tranquila, mientras que otros hemos tenido que sobrevivir a muchas tormentas. Para unos su viaje ha sido placentero mientras que otros hemos sido sacudidos muchas veces por la furia del viento.
Por eso dejé de dar explicaciones. Porque comprendí que la gente solo entiende desde su nivel de percepción y nivel de conciencia. 
Hoy solo miro al frente y rasco las llagas de mi corazón con poesías y frases sanadoras. Porque de la vida aprendí que no todos vamos en la misma barca, Que la gente es Cruel, Que en ocasiones parecerá que Dios es injusto,  Que no me corresponde juzgar al derrotado o al triunfador,  Y que el Universo no se va a detener solo porque a mi me duele el corazón.

4 dic. 2016

Te equivocas!

Si piensas que eres el único que esta peleando una batalla y que la vida te ha golpeado mas que a nadie,
TE EQUIVOCAS!

Si pudieras mirar dentro de otras personas seguramente verías un torrente de emociones golpeándole de día y de noche sin piedad. Y verías aquellas lágrimas que aprendieron a ocultar muy bien detrás de una sonrisa fingida. Y si pudieras adentrarte en su corazón, verías aquellas heridas que no paran de sangrar. Aquella desilusión que no deja de doler, Aquel pensamiento de injusticia y la frustración que en ocasiones invitan a bajar los brazos y a rendirse.

No, no eres el único que esta peleando una batalla. Hay personas que aprendieron muy bien el arte de pelear en silencio, de llorar en secreto y de hablar Victoria aun sintiendo que están perdiendo la batalla.

18 nov. 2016

Me encontré... Fuerte, Luchadora, Soñadora

Siempre  supe que me faltaba algo.  Quizás por eso pase  toda mi vida buscando incansablemente ese algo que llenara aquel vacío y  me hiciera sentir  una Mujer  Plena.   Y en esa búsqueda muchas veces me perdí.   Escogí caminos equivocados,  y siempre terminaba con el mismo hueco en el alma.   Esa insatisfacción...  Ese malestar  provocaba  dentro de mi un sentimiento de angustia y de soledad.  No fue nada fácil presentarme ante este mundo como una Triunfadora porque en mi interior sentía que no lo era.   

Tuve que recorrer un largo camino y tropezar una y otra vez para al  fin entenderlo.    Todo lo que buscaba estaba dentro de mi; pero yo no lo sabia.   Con la ayuda de mi Señor pude llegar hasta donde estaba aquella Mujer escondida,  asustada y dolida.   Juntos,  (Dios y yo)   logramos sacarla de ahí....  Para mi sorpresa estaba intacta.  Como si nunca hubiera llorado...    Como si hubiese pasado toda una vida esquivando los golpes y las desilusiones ....   Como si fuera Intocable.  Estaba ahí;   Fuerte,  Luchadora, Soñadora.   

Desde que  me encontré!   Nunca mas me volví a sentir sola.