15 ago. 2015

Que soy yo?






Que soy yo;  sino  este pedazo de barro.   
 Polvo que en cualquier momento podrías esparcir con tu dedo.  

 Soy un diamante sin pulir.   
Una escultura  que un dia comenzaste  a esculpir;  pero que  aun no tiene  brillo, 
 ni  excelencia,  ni la belleza que un día nació en tu mente.    

Soy  una obra de arte inconclusa.
  Un pedazo de piedra tirado en un rincón  magullada por tus dedos. 

Que soy yo;  sino un proyecto en construcción.   Tu sueño desvanecido.  

Señor!  
  Tu  quisiste hacerme brillar como el Oro; pero se te olvido que solo soy barro.   
Un pedazo de tierra seca que  hoy necesita  
el soplo de tu aliento.












10 comentarios:

Amapola Azzul dijo...

Barro somos todos.
Besos, Precioso.

Mª Jesús Muñoz dijo...

Necesitamos de esa humildad, que late en tus letras para elevar el espíritu y poder alcanzar el amor incondicional, amiga...Cuando somos conscientes de nuestros límites humanos, el alma se ensancha...
Te dejo mi abrazo de luz y mi ánimo.
M.Jesús

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Muy bien podría estar este poema en el plinto de la ascética o mística. Se siente la espiritualidad y el rigor de la existencialidad cuestionada,cuando se siente que aúno no se alcanza esa búsqueda de misticidad tan luchada en las culturas orientales.Creo que escuchar en sus versos, sentimientos de Sor Juana Inés de la Cruz. Mi abrazo. Carlos

Mari-Pi-R dijo...

Eres para mi un joya preciosa ya que con tu humildad hace resaltar la pieza pulida.
Un abrazo.

Esteban dijo...

Ten fe, llegará el soplo.
Ten fe, se obrará el milagro.
Todos somos barro, polvo... que alberga un alma inmortal.
Nunca lo olvides, mujer.
¡Ten fe!

Sara O. Durán dijo...

Me haces recordar "las confesiones de San Agustín" Te ha quedado precioso, así, sublime.
Un beso de anisest.

Carmen Silza dijo...

Una preciosidad de poema, jackie, somos tierra y con la tempestad adquirimos formas, hermoso misticismo.
Feliz domingo.

DEMOFILA dijo...

Barro somos y en barro nos convertiremos, eso nos dicen en la Iglesia.
No te menosprecies tanto, querida amiga, todos estamos hechos de barro y todos necesitamos el soplo divino, pero también tenemos un alma que Dios nos dió para vivir con ella, ser feliz y adorarle, así debe ser y no desesperarse.
Besos, feliz fin de semana.

PEPE LASALA dijo...

En barro nos hizo Dios, y cuando sopló nos dio la vida. Precioso Jackie. Espero que estés bien. Yo ya estoy de vuelta de las vacaciones y ando de nuevo por este mundillo bloguero. Un fuerte abrazo. @Pepe_Lasala

Ernesto. dijo...

En lo que sé, Jackie, no hay tal barro. No cabría. Somos hechos de la misma sustancia que nos creó. La misma. Otra cosa es que nos encontremos en un punto u otro de una escala que nos hace avanzar, evolucionar, despertar… Estar en el camino o haber “llegado” no resta un ápice el valor de cada uno.

Una hola pequeña, una hola grande y el mismo Océano son exactamente lo mismo. (YO y el Padre somos Uno)

¿Pedías una entra más? http://majadahonda11.blogspot.com.es/2016/02/que-queda.html